Melenchones

     Los melenchones son composiciones musicales, originarias de la capital del Santo Reino, formadas por estrofas de hasta cuatro versos entremezclado con otras de semejante esquema a forma de estribillo. La ironía, la crítica o la picardía sobre temas cotidianos contados con medias palabras reinan sobre estas composiciones en el que se buscaba divertir y entretener a grupos de personas durante las reuniones vecinales o familiares, tareas de recogida de la aceituna, matanza de cerdos, romerías o cada 16 de enero con motivo de la celebración de las lumbres de San Antón.
   Se dice que estos cantos populares datan de la época del Condestable don Miguel Lucas de Iranzo. Gracias a él se inculcó a la población la exaltación de la figura del santo, introduciendo en esta fiesta cantos populares en forma de villancicos. Esta estuvo activa hasta el siglo XIX por impulso e influencia de grupos ganaderos.
Gracias a las diferentes influencias culturales de las que están enriquecidas los melenchones se puede deducir que las letras de algunas de estas coplillas se reproducen en otros cantos populares de otras regiones andaluzas como en “la reja” de Almería.
   A mediados del siglo XX, María de los Dolores Torres y Rodríguez, docente de música natural de nuestra ciudad, recorrió la provincia para recoger información sobre las raíces y costumbres de los cada uno de los municipios de la misma. Gracias a ello, en 1972 se publicó la obra Cancionero Popular de Jaén, el mejor documento existente sobre nuestros orígenes. Por otro lado, la Asociación de Coros y Danzas Lola Torres trabaja intensamente en mantener vivo el legado de nuestra historia a través de la difusión y realización de eventos relacionados con la misma.
    Un ejemplo de coplilla la encontramos en la canción “Amorosos” y que dice lo siguiente:
Dentro de mi pecho tengo
una «M» con dos lazos
que quiere decir Miguel
vente conmigo a mis brazos
Esos dos que van bailando
que parecidos son
si la vista no me engaña
el novio y la novia son.
Eché un limón a rodar
y en tu puerta se paró
hasta los limones saben
que nos queremos los dos.
Todos los morenos son
dulces como el caramelo.
Yo como soy muy golosa
por un moreno me muero.
Estando la pájara pinta
sentadita en su verde limón
con el pico picaba el ala
con la ala picaba una flor,
Ay, mi amor.
De rodillas a los pies de mi amante
dame una mano, dame la otra
dame un besito, será pa tu boca.
Daremos la media vuelta
daremos la vuelta entera
echamos un paso atrás
haremos la reverencia